No quería dejar pasar la oportunidad de invitar al amigo Víctor, moderador de Quondos.com, de escribir una entrada emocionante en este blog para que lo conozcamos todos un poco más y disfrutemos con su forma particular y sentida de escribir en blogs. Aquí os dejo con este artista paisano que dará mucho que hablar en los próximos meses e incrementa su número de followers cada día como la espuma… un valor en alza a tener en cuenta.

Comentarios Blog

Comentarios Blog

Coméntame cómo comentas y te comentaré como comentes

De verdad que para mi es siempre un placer ser invitado para escribir en otro blog así que, cuando me pongo a ello, siempre me visto de seda, estiro los dedos, cojo un chicle nuevo con todo su saborcito a menta y sonrío hasta que lo acabo. Muchas gracias Sergio por invitarme!

Y, mira por dónde, he querido escribir acerca de los comentarios pues he visto que en tu anterior post le preguntabas a Carlos Bravo sobre recomendaciones para obtener comentarios. Si, es verdad, no soy Carlos ni mucho menos pero he querido aportar mi granito de arena.

 Los comentarios son conversación

Creo que lo primero que hay que tener muy claro es que los comentarios son conversación.

 Los bloggers ansiamos los comentarios porque tienen efectos muy positivos. Los comentarios completan nuestros posts. Los comentarios incitan a otros lectores a comentar. Los comentarios indican que hay gente real que nos lee. Los comentarios ayudan a aumentar el tiempo de permanencia en la página. Los comentarios reducen el porcentaje de rebote. Pero, sobre todo sobre todo, ¡los comentarios comentan!

 Esto es muy importante por que, una vez lo comprendemos, descubriremos que para favorecer que alguien comente en nuestro blog solo tenemos que favorecer que se produzca una conversación. Se trata solo de eso, de fomentar la comunicación y cualquier cosa que hagamos en pos de ello sumará un poco mas para conseguirlo.

 

7 Tips para favorecer que comenten en tu blog

Si, favorecer. Porque esto no consiste en conseguir que la gente haga o deje de hacer sino en crear un entorno amigable y propenso a la conversación, donde tus visitantes se sientan a gusto y con el derecho (y ganas) de comentar.

Aun así, he querido compartir 7 ideas, que no son exactas y probablemente no estés de acuerdo con ellas:

 

  • Nunca jamás pidas fuera de tu blog a alguien que vaya a tu blog a comentar tu post. Está feo y queda fatal, es mi humilde opinión. Yo puedo salir ahí afuera a ofrecer mi blog a la gente, explicando por qué creo que es una buena opción leerme. Pero pedirles (ponerles en el compromiso) de que comenten en mi blog solo conseguiría que comentasen esa vez y que evitasen visitarme en futuras. ¿Tu que opinas? Esta es fuerte, ¿no?
  • No pidas comentarios, haz preguntas. Si pides comentarios lo que realmente estás diciendo es “págame por leer este post con tu tiempo, porque los comentarios son la moneda de cambio de este blog”. No, no les estás pidiendo conversación a tus lectores, les estás pidiendo que hagan algo. Si lo que te importa es el comentario, sin importante el contenido ni de quien venga, contrata un paquete de 1.000 comentarios por 5 dólares en Fivver. Si tu caso es el contrario, pide opiniones, no comentarios.
  • Comenta mucho en otros blogs. Cuando vas a un lugar, un evento o una reunión, seguramente no llevas un cartel en la frente que dice “ven a iniciar una conversación conmigo”. ¿Verdad? Pues creo que para los comentarios en los blogs la cosa va mas o menos igual. Si tu no te sientes con la libertad y comodidad de comentar en otros blogs, ¿por qué otros iban a hacerlo contigo? Sin embargo, si te muestras cercano y participativo estás trasmitiendo el mensaje de que te gusta conversar. ¡Empieza por ahí!
  • Responde todos y cada uno de los comentarios que recibes. Por muy difícil que llegue a resultarte, hay soluciones tal y como te cuento en este post que publiqué en mi blog. Creo que es imprescindible responder individualmente a todos y cada uno de los comentarios que recibes en tu blog porque, si se trata de conversar, la conversación debe ser siempre bidireccional.
  • Actúa con humildad y no con condescendencia. No tiene nada que ver ser humilde con ser condescendiente. La segunda es algo así como “soy un Dios pero finjo rebajarme a tu nivel porque así conseguiré que comentes en mi blog”. La primera, sin embargo, es “tu y yo somos personas. Cada cual es bueno en lo suyo y el que yo sea mejor o peor en esto concreto o en aquello no me hace mejor ni peor que nadie”. No caigas en el error de ser condescendiente.
  • Atrévete a mostrarte como un no-experto. Esto ya es decisión tuya. Yo tengo asumido que por mucho que estudie o tenga vivencias relacionadas con un tema concreto, siempre hay alguien con otra opinión, que pueda saber más que yo o que haya llegado a otras conclusiones igualmente válidas. Por eso, cuando escribo, hablo sobre mi opinión o sobre mis reflexiones o sobre lo que me ha pasado y nunca, absolutamente nunca, evangelizo. Igual tu quieres ser un “evangelizador” (odio esa palabra) y seguro que lo eres y que ganarías mucho dinero haciendo catecismos sobre tu tema, pero en mi humilde opinión no es el camino.
  • Invita a tus lectores a tu su casa. Por último, algo que solo se consigue si realmente así lo sientes. No hay fórmulas para que un visitante llegue a tu blog y se sienta como en casa. En verdad, creo que no es posible conseguirlo pues son ellos quien, en un momento dado, llegan y la toman. La hospitalidad es algo con lo que se nace. Si tienes la suerte de ser una persona hospitalaria, entonces estás de suerte.

Hasta aquí mi “rayada-reflexión en casa ajena”. Ahí es nada, los eggs que tengo de escribir este tipo de posts allí donde me invitan pero, si te soy sincero, son los que más me gustan porque los escribo con el corazón y lo que me sale de ahí es lo mejor que puedo dar. Así que, ahí lo tienes Sergio. Un abrazo!

Gracias Víctor! Un abrazo! 🙂

Y vosotros qué hacéis para conseguir más comentarios en el blog?

Si te ha gustado el artículo, por favor, compártelo con tus contactos!