Para ser reconocido como buen profesional no solo hay que serlo, sino también parecerlo, y eso hoy en día es posible gracias a una estrategia efectiva de Branding Personal. Esta disciplina te ayuda a sacar lo mejor de ti mismo, y a aprovechar tus puntos fuertes en pos de conseguir tus objetivos a nivel de autorrealización personal.

logo-carmen-santo

¿Cuáles son los pasos necesarios para desarrollar una estrategia de branding personal efectiva?

Ser consciente de la necesidad de querer mejorar tu situación. Si no hay una plena convicción de que quieres salir de ahí, que quieres algo más y estás dispuesto a trabajar para lograrlo, no conseguirás nada.

 

Autoanálisis y autoconocimiento, con el fin de detectar tus valores, aptitudes y capacidades. Antes de comenzar a “venderte”, debes conocer a fondo tu producto. Por tanto estúdiate, pon en una lista tus puntos fuertes, y sé consciente de tus debilidades. Esto te servirá para saber en qué eres bueno, qué cualidades son las que te diferencian y te hacen especial, así como qué aspectos debes disimular a priori y trabajar para reforzar. Solo a partir de esta evaluación podrás avanzar en las siguientes fases de la construcción de tu branding personal.

 

Marcarte un objetivo. Debes tener claro adónde quieres llegar. Bien puede ser trabajar en una empresa concreta con un cargo de responsabilidad, posicionarte como referente en tu sector, o cambiar radicalmente de actividad. Esta decisión es una evolución natural de la fase anterior, un paso adelante en tu desarrollo personal ¿qué es lo que te haría sentirte plenamente realizado? Tómate tu tiempo antes de tomar esta decisión trascendental, que marcará tus pasos a partir de entonces.

 

Desarrolla una estrategia para conseguirlo. Una vez has definido tu objetivo, y conoces tus valores diferenciales, es hora de trazar el camino que te llevará a tu objetivo. Elige la tareas a realizar, junto con las herramientas necesarias para cada una de ellas (bien sea un blog personal, acudir a eventos de networking, retomar contactos perdidos, optimizar tu presencia en LinkedIn…) y marca un plazo realista para cada una de ellas. De este modo te será más fácil comprobar la evolución de tu estrategia y te sentirás más motivado.

 

Recomendaciones:

No pierdas nunca de vista tu objetivo. Que cada paso que des esté en la dirección adecuada. Antes de realizar cualquier tarea, aceptar una invitación o escribir un post, estudia detenidamente su impacto y cómo te puede ayudar a llegar a tu destino. Bien sea porque vas a conocer a esa persona que te puede poner en contacto con una tercera, a quien realmente necesitas conocer, o para aumentar tu notoriedad de cara a tu público objetivo… pero si no encuentras una relación directa con tu meta, mejor no te impliques en ese proyecto.

 

Trabaja cada día tu branding personal. En cada cosa que hagas, a cada reunión que vayas, dondequiera que te encuentres. Cualquiera de nuestros actos comunica, todo momento es bueno para darte a conocer, o poner en valor tus capacidades. Solo es cuestión de autoconvencimiento, de integrar tu estrategia de Branding Personal como parte de tu día a día. Recuerda, todo comunica, por tanto aprende a diferenciarte en cada una de tus acciones.

 

Articulo realizado por Carmen Santo, Consultora de Branding personal y reputación Online.